Saltar al contenido

Parrillas a Carbón

parrillas a carbon

Las parrillas a carbón te transportan a la cocina “vintage”, al olor a humo de la chimenea, al sabor ahumado de los alimentos. Te llevan a la cocina tradicional del pueblo de los abuelos y las barbacoas al aire libre en las noches de verano.

Para que puedas emular este ambiente familiar en las grandes ciudades y olvidarte de ese estrés diario al que te somete la sociedad actual. Ponemos a tu disposición las mejores parrillas a carbón, para que disfrutes de estupendas parrilladas.

¿Cómo elegir la parrilla a carbón que más se adapta a ti?

parrillas a carbon
Parrillas a carbón donde hacer unas fantásticas parrilladas

Para elegir correctamente la parrilla que cubra tus necesidades, deberás pensar primero el uso que le vas dar. Si es una parrilla de uso doméstico o de uso profesional.

Si la parrilla que necesitas es de uso doméstico, tendrás que tener en cuenta dos consideraciones básicas. En primer lugar la disponibilidad de espacio en la vivienda o en el jardín. Y en segundo lugar si vas a utilizar la parrilla con mucha frecuencia.

Si tus necesidades son estrictamente profesionales porque diriges un bar, tienes un chiringuito, salón de banquetes o cualquier tipo de negocio donde suministrar alimentos cocinados, mi indicación va encaminada a que te dirijas a empresas profesionales del suministro hostelero que te podrán asesorar perfectamente sobre qué equipos deberías adquirir.

¿Qué ventajas tienen estas parrillas a carbón?

Como todas las parrillas, cada tipo o modelo tienen sus ventajas y desventajas. En este caso las ventajas que puedes tener usando una parrilla de carbón son varias.

Obtendrás en los alimentos el denominado “sabor tradicional”. Realizar las barbacoas y parrilladas en este tipo de parrillas hará que la carne obtenga ese sabor único y tradicional que no puedes obtener en otro tipo de barbacoas.

Podrás cocinar alimentos con grasa, ya que subiendo la rejilla de la parrilla a una distancia adecuada no provocarás llamas y así no quemarás los alimentos por fuera. Quedando bien cocinados por dentro, en su justo punto.

Un dato muy importante, es que te ofrece opciones más económicas a la hora de adquirir la parrilla. Ya que tienes mucho tipos de parrillas y a precios muy distintos.

Aquí te dejo este vídeo donde te explica muy bien varias técnicas para prender parrillas a carbón.

Qué tener en cuenta a la hora de comprar una parrilla a carbón

Al igual que tienes muchas ventajas con este tipo de parrillas, también debes tener en cuenta ciertas peculiaridades.

Deberás planificar bien el tipo de parrillada o barbacoa que vas a realizar. Es importante saber que cantidad de alimentos vas a cocinar y el tamaño de la parrilla. Sobre todo decidir bien la cantidad de alimentos en función de la gente que va a acudir a la fiesta.

El carbón no te permite improvisar tanto sobre la marcha si se incorpora más gente a la  comida. Ya que tienes que confeccionar unas brasas adecuadas a la cantidad de alimentos que vas a cocinar. El carbón no se debe añadir una vez comenzada la cocción de los alimentos, crearías un brasa o fuente de calor muy irregular.

Necesitarás entre 30 y 45 minutos para conseguir una buena fuente de calor o brasa para cocinar. El carbón tiene que coger temperatura para poder hacer bien los alimentos.

No dispondrás de zonas diferenciadas de calor en la parrilla para poder realizar diferentes tipos de cocción.

El carbón genera cenizas debiendo proteger la ubicación de la parrilla del viento. De no ser así los alimentos se pueden manchar algo con estas cenizas.

Hay que retirar las cenizas cada vez que utilizas la parrilla. Es importante tener la parrilla siempre limpia para que no queden restos de carbón entre una barbacoa y otra.

El carbón es un combustible algo más caro que el gas. Uno de los aspectos importantes que hace que la gente se decante por un tipo de parrilla u otro.

Tipos de carbón para las parrillas

carbon para parrillas
Tipos de carbón para parrillas

Como sucede con la madera cuando la prendemos, podemos encontrar diversos tipos para hacer las parrilladas. Con el carbón también tenemos varios tipos, principalmente dos tipos de carbón, mineral y vegetal.

El carbón mineral (antracita, coque, hulla, lignito y turba) está ya en desuso por su alto nivel de contaminación.

El carbón vegetal es el que se obtiene quemando madera en hornos especiales con ausencia de aire para eliminar todo la humedad de esa madera. Esta leña carbonizada tiene un alto poder calórico que nos permite con su encendido realizar estupendas parrilladas o barbacoas.

Un carbón de calidad te deberá ofrecer una brasa duradera, así no tendrás que estar añadiendo carbón continuamente para evitar que se agote la fuente de calor. Tendrá mayor poder calórico que un carbón de baja calidad. Le podrá proporcionar a los alimentos que cocinas un sabor característico a barbacoa.

Y una característica importante que deberás tener en cuenta al adquirir un carbón de calidad, será su peso. Por ejemplo,  una bolsa o saco de carbón de 5 kg. de calidad tendrá mucho menos volumen que el mismo envase de un carbón de poca calidad.

Los carbones que se venden en algunas gasolineras, “chinos” y supermercados son más baratos, porque provienen de maderas blandas con mayor humedad y menos poder calórico. Aunque si vas a realizar pequeñas barbacoas son muy útiles.

Si vas a realizar una parrillada grande y con alimentos potentes, te recomiendo usar carbón vegetal con alto poder calórico como el fabricado a partir de leña de encina. Árbol con una madera muy dura y que bien fabricado es el mejor carbón vegetal para realizar todo tipo de barbacoas y asados.

En definitiva, a la hora de comprar el carbón para tu parrilla, te recomiendo