Saltar al contenido

Parrillas Portátiles

Parrilla portátil

Con la llegada del buen tiempo, siempre nos apetece compartir mesa y mantel al aire libre con la gente que más queremos. Para esos momentos, una parrilla portátil va a convertirse en tu gran aliada.

En los tiempos que corren, la comodidad es un valor en alza. Si a eso añadimos la facilidad de transporte, tendremos las dos características imprescindibles para comprar la mejor parrilla portátil. Poder disfrutar de un buen asado en cualquier momento y lugar, no tiene precio.

¿Alguna vez te ha ocurrido descansar con tu familia en un paraje idílico después de una larga tanda de kilómetros en tu coche? Seguro que en ese momento echaste de menos llevar en el maletero algo que os permitiese daros un pequeño homenaje gastronómico.

O tal vez, dirigiéndote a tu segunda residencia vacacional cargado de bártulos, no te quedó espacio suficiente para una barbacoa que te solucionase las veladas veraniegas en la terraza.

Ahora tienes la solución para esas situaciones: existe la parrilla móvil. Ocupa muy poco espacio, es práctica, fácil de utilizar y muy, muy versátil. Puedes llevarla siempre en tu maletero y solo necesitarás encontrar un lugar agradable (donde no esté prohibido encender fuego, por supuesto) y tus viandas favoritas.

Modelos de parrillas portátiles

Aquí te muestro los distintos modelos que existen, para que puedas comprar la mejor parrilla eléctrica que más te convenga.

Parrilla portátil
Asado en parrilla portátil donde y cuando quieras

En primer lugar, tenemos las típicas parrillas portátiles a carbón. Muy similares a las grandes barbacoas, pero de menor tamaño y peso. Una parrilla para camping para poder llevarla a cualquier lugar y hacer tus mejores asados.

También tenemos las parrillas móviles de gas, con muchos tipos de modelos y tamaños. Parrillas para casa, más pequeñas y que puedes colocarlas en cualquier lugar. Y parrillas más grandes e incluso con soportes para poder hacer tus asados al exterior.

Y de las parrillas portátiles más buscadas, las plegables. Evidentemente para la utilidad que le quieras dar a tu parrilla, elegirás un modelo u otro. Pero sin duda, las plegables son una de las mejores elecciones a la hora de comprar una parrilla. Con patas plegables, con rejillas plegables. Muchos tipos de parrillas para llevártelas con tus amigos o familiares a cualquier lugar.

Como debe ser una buena parrilla portátil

Una parrilla portátil, debe cumplir siempre con una serie de requisitos ineludibles para cumplir bien su función. Por eso, ahora vamos a darte unos consejos para que escojas la mejor parrilla móvil que más se adapte a ti.

Lo primero, el tamaño. Para transportarla con facilidad y que no ocupe medio maletero. Deberá ser pequeña, pero eso no significa que tenga poca capacidad. En el mercado existen modelos de reducido tamaño, pero adecuados para satisfacer a varios comensales (pensemos en poder asar 5 o 6 chuletas a la vez, por ejemplo).

Además, ligera, lo que facilita su transporte y manipulación. Se recomiendan modelos desmontables que puedan armarse y desarmarse sin tener que hacer previamente un máster.

Influye también el material de fabricación: el acero o el alambre galvanizado son buena opción.

También interesa que sea resistente y de calidad, que no se oxide, así se alarga su vida útil.

Y también muy importante, que sea fácil de limpiar, para que la deliciosa velada gastronómica no termine en pesadilla. El acero puede cumplir perfectamente todos estos requisitos.

Parrillas móviles y además, plegables

Si eres de los que siempre buscan lo último, hay modelos que además de móviles y de fácil transporte, se pliegan. Como si de un paraguas se tratase.

El famoso modelo Grillo, ultra portátil, muy ligero, con pie de trípode robusto y con capacidad de plegarse en un pequeño paquete, es de este tipo. Otros modelos, también plegables, se convierten en un sencillo y ligero cilindro que ocupa el mínimo espacio.

Aunque a este tipo de parrillas no vas a poder exigirle otras ventajas propias de los asadores más grandes o fijos, el hecho de poder llevártela contigo e instalarla fácilmente donde y cuando quieras, compensa con creces cualquier pequeña limitación.

Sea cual sea tu preferencia, no dejes pasar otro verano sin tener tu propia parrilla portátil. ¡Podrás disfrutarla donde quieras!