Saltar al contenido

Parrillas de Gas

parrilla de gas

A la hora de comprar una parrilla, son muchos los modelos que tenemos para escoger. Entre las más vendidas, las parrillas de gas destacan por ser más rápidas, eficientes y mas económicas.

Las mejores parrillas de gas del mercado. ¡Descúbrelas!

Ver más OFERTAS

¿Cómo escoger la parrilla de gas ideal?

La parrilla de gas ideal, es la que tu necesites. Lo primero que debes pensar es en el uso que vas a darle a la parrilla. Básicamente hay dos tipos de usos, tenemos las parrillas para darle un uso “Doméstico” o un uso “Profesional”.

Si la parrilla de gas que necesitas es para uso doméstico, tendrás que tener en cuenta al menos dos factores de elección básicos para adquirirla.

En primer lugar, el tipo de alimentos que vayas a cocinar. El tamaño de estos y las dimensiones de la parrilla, para poder cocinar más o menos alimentos al mismo tiempo.

Y otro aspecto importante, es la ubicación de la parrilla en tu domicilio. Ya que podrás pensar en ubicarla en el interior de la cocina o en el exterior en una terraza.

Si la parrilla de gas que necesitas es para uso profesional, lo más importante es el tamaño del local que te indicará la cantidad de comensales a los que deberías atender.

También en este uso profesional podría variar el tamaño y tipo de parrilla, si la tienes que ubicar en una terraza al aire libre, porque así lo requiera la oferta de tus productos.

Tanto en el caso de parrillas de gas para uso doméstico como profesional, deberías tener presente el origen o suministro de gas a los que puedes acceder en tu vivienda y local.

Es decir, según la fuente de suministro sea gas butano o gas ciudad. Estos tipos de suministro también te pueden indicar el tipo de parrilla que deberás adquirir, ya que la ubicación será decisiva para algunos tipos de parrillas.

También el tipo de gas a utilizar, te puede indicar el tipo de equipo que deberás comprar. Ya que existen parrillas de gas cuyos quemadores sirven para los dos tipos de gas y otras que no.

¿Qué ventajas tienen estas parrillas?

parrillada de gas
Rica parrillada en parrilla de gas

¿Tienen tantas ventajas este tipo de parrillas como dicen? Por algo son de las parrillas más vendidas en el mercado, como todas tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Aquí te muestro algunas ventajas que te da tener este tipo de parrilla:

  • Son parrillas funcionales y ágiles para cocinar. El encendido es mucho más rápido, por lo que te permitirá cocinar en menos tiempo los alimentos sin tener largas esperas por la leña.
  • Otro aspecto es la limpieza de la parrilla. La podrás limpiar de una forma muy cómoda y sencilla.
  • Las tienes disponibles en cualquier momento del día, ya que no necesitas quemar madera. Lo que te permite cocinar con mucha rapidez y con mucho menos peligro que otro tipo de parrillas.
  • Algunas poseen termómetros que te permiten regular la temperatura y  preparar unas excelentes recetas para toda tu familia o amigos.
  • Dispones de sinfín de modelos de parrillas que los podrás adaptar a tus necesidades, espacio, ubicación y estética de tu entorno.
  • No te producirán ningún tipo de cenizas y otros residuos por lo que son de un mantenimiento fácil de realizar.
  • Y por último, un aspecto importante es que también disponen de tapa. Es un detalle importante, ya que te convierten la parrilla de gas en un interesante horno en el que podrás cocinar de forma directa o indirecta, como prefieras.

Haciendo referencia a la tapa, ésta es la que diferencia una parrilla de una barbacoa. Las Parrillas poseen tapa, las barbacoas no. Por eso, siempre es una mejor opción comprar una parrilla que una barbacoa. Ya que nos da más alternativas para hacer nuestros asados.

¿Cómo utilizar correctamente una parrilla de gas?

¿Es fácil cocinar con una parrilla de gas? Pues difícil no es, pero para hacer tus mejores asados debes tener unas cuantas cosas en cuenta. Aquí te mostramos unas normas básicas para cocinar con una parrilla de gas:

  • Precalienta la parrilla al menos durante 10 minutos antes de comenzar a cocinar. No es como una barbacoa de leña, que tienes que hacer el fuego mucho tiempo antes.
  • Limpia con cepillo o utensilio adecuado la superficie de cocción para eliminar los restos de grasas y alimentos de anteriores usos. Sino lo haces, las posteriores parrilladas es posible que no salgan con los sabores adecuados o queden restos.
  • Si tu idea o receta implica untar los alimentos que vas a cocinar con aceite o algún tipo de adobo, hazlo directamente sobre el alimento antes de colocarlo sobre la superficie de cocción. No agregues adobos azucarados directamente a la parrilla, ya que se pueden quemar.
  • Tendrás que darle a los alimentos tantas vueltas como haga falta para conseguir una cocción uniforme y evitar que se quemen por el exterior. Debes tener en cuenta sobre todo que solo te convertirás en un experta cocinera/o a la parrilla con la práctica. Y recuerda, solo con la práctica.
  • Utiliza los utensilios adecuados para manipular los alimentos durante el proceso de cocción. Hay miles de utensilios que podrás encontrar, pero nunca hagas tu asado sin unas buenas pinzas.
  • Una vez finalices hayas cocinado los alimentos previstos, deja en funcionamiento la parrilla unos minutos más y limpia la superficie de cocción. Esto facilitará la limpieza de la parrilla para que te quede lista para próximas comidas.
  • Apaga las mandos de los quemadores de la parrilla y cierra la fuente de suministro de gas. Dato imprescindible sabido por todos que nunca está de más recordar.
  • Y si la parrilla dispone de tapa, déjala abierta hasta que se enfríe por completo. Una vez esté completamente fría, ya puedes cerrar la tapa.
  • También es importante conocer para un correcto uso de la parrilla de gas que la  tienes que situar en lugares seguros, tanto en el interior como en el exterior de tu domicilio.
  • Alejada de fuentes de calor y sobre todo que nadie fume alrededor de la parrilla cuando esté en funcionamiento. También evitar zonas de ubicación donde moleste el viento, ya que puede perturbar la cocción de los alimentos.

En definitiva, sigue estos pequeños pasos para tener tu parrilla siempre lista y para hacer tus asados un poquito mejor. Aquí te dejo un vídeo donde te explican como hacer asados en una parrilla de gas.

Cómo limpiar una parrilla de gas

Las parrillas de gas deberías limpiarla en profundidad al menos una vez al año. Y el resto del año si la usas con mucha frecuencia, podrías limpiarla cada 10 o 12 usos.

Muy importante antes de iniciar la limpieza, leerse detenidamente las recomendaciones del fabricante sobre cómo se debe realizar ésta y qué productos se pueden utilizar para no dañar los componentes de la parrilla.

Pero de forma general para cada limpieza básica que realices, debería proceder de la siguiente forma:

  • Desconecta la fuente de gas por completo. Incluso si se trata de un recipiente de butano o propano, aléjalo de la parrilla. Y controla que todos lo interruptores de la parrilla estén desconectados.
  • En el supuesto que el fabricante no indique lo contrario, puedes utilizar para la limpieza agua tibia con un poco de lavavajillas líquido. Para ello, te preparas previamente un recipiente con esta mezcla de líquido limpiador.
  • Saca las placas de rejilla donde se sitúan los alimentos para cocinar y ponlas a remojo con una mezcla también de agua tibia y jabón quita grasas suave no industrial. Puedes usar un cepillo metálico para eliminar los restos de grasa adheridos a estas rejillas de la parrilla.
  • Si la parrilla dispone de una bandeja o utensilio para recoger la grasa que cae durante las cocciones, desmóntala de la parrilla y ponla a remojo en esta mezcla de agua tibia con lavavajillas entre 30 y 60 minutos. Dependiendo de la cantidad de grasa y suciedad que veas en la misma.
  • Retira los quemadores y límpialos siguiendo las instrucciones del fabricante.
  • Procede a limpiar las paredes y partes de la parrilla con la misma solución jabonosa, secándose a continuación con un paño seco.
  • Limpia el exterior de la parrilla según acostumbras a hacerlo. Eso sí, sigue siempre las recomendaciones del fabricante para que la parrilla se mantenga más tiempo en buenas condiciones de uso.

Dónde poner tu parrilla de gas

El lugar donde tienes que colocar la parrilla dependerá del tipo de vivienda donde la vayas a situar. Ya te lo comentamos en el apartado de elección del tipo de parrilla, es básico el espacio disponible para una elección correcta.

Una vez hayas decidido el tipo de parrilla que vas a escoger y si esta elección es optar por el gas como fuente de calor, deberás estudiar la ubicación más conveniente.

La mejor ubicación para una parrilla de gas es el exterior de la vivienda, bien sea en el jardín si se dispone de él o en una terraza siempre que sea amplia. Si la quieres colocar en la cocina, deberá ser muy amplia, ventilada y con un buen sistema de extracción de humos y olores.

Si la ubicación final que has elegido es al aire libre, deberás elegir un emplazamiento con el suelo totalmente llano. Alejado de zonas que se puedan incendiar, protegida del calor en verano y resguardada de los vientos predominantes en la zona.

Parrillas de gas con piedra volcánica

Dentro de las parrillas de gas, encontrarás una opción super interesante que es la parrilla con piedras volcánicas. En estas parrillas, los quemadores de gas calientan las piedras de lava que se encuentran por encima de éstos. Una vez están calientes las piedras de lava, emiten un calor intenso y homogéneo que te permitirá cocinar todo tipo de alimentos de la forma más sana que puedas imaginar.

¿Qué es la piedra de lava?

piedras de lava
Piedras volcánicas para Parrillas de Gas

Las piedras de lava son piedras naturales de origen volcánico. Son piedras totalmente porosas con un aspecto similar a lo que se conoce habitualmente como “piedra pómez”. Son la fuente de calor que utilizan estas parrillas para cocinar. La composición porosa que poseen, permite absorber toda la grasa y líquidos que desprenden los alimentos, repartiendo de forma homogénea el calor a través de los alimentos.

Las piedras de lava cogen temperatura de una forma rápida. En 10 o 15 minutos estarás listo para cocinar cualquier alimentoEs un material limpio, ya que no produce cenizas como el carbón o la leña. Evitando ensuciar los alimentos con estas cenizas. Y se puede reutilizar varias veces. Es conveniente girar las piedras cada 3 o 5 usos para conseguir una mayor durabilidad. Reponiendo las piedras más dañadas una vez al año. Claro, siempre en función de número de barbacoas que realices.

Ventajas de cocinar con parrillas de gas con piedras de lava

Las ventajas que nos ofrecen este tipo de parrillas son muy interesantes:

  • Tenemos la parrilla dispuesta para cocinar en tan solo 10 o 15 minutos.
  • Dispondrás de una fuente de calor potente y homogénea.
  • Los alimentos que cocines utilizarán sus propios jugos para darles un sabor inigualable. Y su cocción será uniforme.
  • Podrás cocinar todo tipo de alimentos como: carnes, pescados, mariscos, hortalizas, verduras, etc.
  • El sabor de los alimentos será excelente por lo natural de su cocción.
  • Producirán pocos humos, por lo que la molestia a tus vecinos será menor.
  • Las piedras de lava son reutilizables, por lo que el costo no será muy elevado.
  • Igual que se calienta rápido, también se enfría rápido. Por lo que se puede retirar y guardar pronto sin necesidad de esperar mucho tiempo para hacerlo.

En definitiva, este tipo de parrillas tienen una gran ventaja sobre el resto de parrillas de gas. Cierto es que algunas pueden resultar más caras en cuanto a precio, pero a la larga te salen mucho más rentable. Si quieres sacarle el máximo partido a una parrilla y que los alimentos estén exquisitos, ésta es tu mejor opción.